miércoles, 21 de diciembre de 2016

Banderas de la Armada hispánica de Flandes


En las representaciones pictóricas de la época, en las banderas y estandartes arbolados en las naves hispánicas abundan la cruz o "aspa" de Borgoña, así como los escudos o "armas" reales o del Capitán general que manda la escuadra. También es muy común los iconos religiosos, como cristos crucificados, virgenes y santos (Santiago, San Juan, San Pedro, San Telmo...).

El campo de la bandera suele ser blanco, rojo y amarillo, siendo también común las banderas con el campo de color azul, haciendo referencia al mar y propio de las unidades navales o embarcadas desde la antiguedad. El color de la cruz de Borgoña suele ser el rojo, aunque podía adoptar otros colores, principalmente el blanco o el amarillo.

Las pinturas, de mediado el siglo XVII, muestran a los buques insignia de la armada o las escuadras hispánicas portando sobre el palo mayor una bandera blanca con el escudo de la armada o escuadra a la que pertenecen (Mar Océano, Castilla, Portugal...), además del estandarte real en el castillo de popa, de color rojo, con motivos religiosos y el escudo con las armas reales.

Izquierda: Buque insignia del almirante Antonio de Oquendo en la batalla de los Abrojos (1631). (Juan de la Corte)
Derecha: Buque insignia del marqués de Cadereyta en la recuperación de la isla de San Martín (1633). (Juan de la Corte)


Buque insignia del almirante Lope de Hoces en el combate de las costas del Brasil (1636). (Juan de la Corte)


El cuadro de "La asamblea de Binnenhof" de la Haya, realizado por Dirck van Delen en 1651, y que refleja la reunión de los Estados Generales de las Provincias Unidas ese mismo año, muestra las banderas capturadas a los españoles durante la guerra de Flandes y que tapizaban las paredes del Parlamento holandés.
Varias banderas hispánicas mostradas tienen la apariencia de ser navales, posiblemente capturadas en la batalla de las Dunas de 1639: Banderas blancas de gran tamaño, con escudos tanto de las armas reales, como del reino de Castilla y de León, también de tamaño considerable.


Dos de ellas tienen el mismo diseño que la portada por el buque insignia de don Lope de Hoces en la pintura del combate naval de las costas del Brasil (1636), el escudo de las armas reales de Castilla y León en el centro, con 2 escudetes debajo (posiblemente escudos personales o familiares del comandante del barco).
Casualmente el almirante Lope de Hoces mandó la escuadra de Portugal en la batalla de las Dunas en 1639, murió en combate durante la misma, y su nave capitana -la "Santa Teresa"- fue destruida por el fuego.  


Asimismo una de ellas muestra el escudo de Portugal en campo blanco, en lo que parece ser también una bandera naval. Y otra muestra dos columnas de Hércules con el "moto" o lema de "PLUS ULTRA", también una posible bandera naval.



Un grabado inglés, de mitad del siglo XVIII, muestra las banderas nacionales de los buques de guerra, pero a diferencia de otros grabados del mismo estilo, algunas de las banderas mostradas se corresponden a la mitad y finales del siglo XVII. Mostrando, por ejemplo, una bandera hispánica de la misma tipología que la portada por Lope de Hoces, así como dos curiosas banderas que corresponden a las naves del puerto flamenco de Ostende, siendo una de ellas la "bandera de combate" de los corsarios de Ostende. 



El cuadro de "La asamblea de Binnenhof" también muestra una bandera de la misma tipología a la "bandera de combate" de Ostende mostrada en el grabado inglés.



Como hemos visto, una de las banderas de Ostende porta la cruz de San Andrés o de Borgoña. En un contrato realizado en 1648 con los propietarios de 2 naves holandesas, para pasar a Cádiz al servicio de España, se exige que se ha de dar a las naves -la "Amsterdam" y "La nueva doncella de Enkhuyzen"- sendas banderas con la cruz de Borgoña:

 "En ejecución de la comisión que yo, Jacques le Gouverneur, tengo del excelentísimo señor conde de Peñaranda, Embajador extraordinario del Congreso de Munster por Su Majestad Católica el Rey de España, he hecho conciertos y nos obligamos con los Sres. Lopo Ramírez y Jeremías Van Colen por el fletamiento de un navío (...)
 El navío llamado o nombrado Amsterdan, capitán Heriman de Bruyn, (...) armado con 36 piezas de artillería, (...) 30 mosquetes con sus bandoleras y balas al respecto; 20 pistolas, 20 picas, 20 alfanjes, 20 hachas, y el dicho navío con 85 hombres, (...)
 El dicho capitán, tanto por sí como cada uno de su parte, así oficiales como marineros, han de hacer juramento de fidelidad de servir tanto en guerra ofensiva como defensiva, prometiendo de ser obedientes a lo que les fuere mandado (...)
 Item, se obligan de empavesar dicho navío en forma de guerra; pero el fletador habrá de dar al dicho navío una bandera de Borgoña para el servicio de Su Majestad, (...)
 Sigue la copia de un contrato en todo semejante del navio nombrado La nueva doncella de Encuysen, capitán Eduardo Petersen Swart, de porte de 450 toneladas y 36 piezas de artillería, (...)"


También parece ser que las naves de Flandes navegaron con otras insignias diferentes a la cruz de Borgoña o las vistas anteriormente. En la Instrucción General que el rey Felipe IV dio a su hijo don Juan José de Austria en 1647, al ser nombrado "Príncipe de la Mar", título que le confería el gobierno de todas las fuerzas marítimas de la Monarquía hispánica, se determina que insignias deben llevar las diferentes escuadras. Se señala para la Armada de Flandes una bandera con tres franjas horizontales, roja, blanca y amarilla.

"La otra, el nombre de Flandes, con la bandera en tres listas: la de arriba, encarnada; la del medio, blanca, y la de abajo, amarilla, y en el medio, la cruz de Borgoña, que mire a las esquinas de la bandera, sin que pase de la lista blanca."

Estos colores serían los colores de la unión de los reinos de Castilla y Aragón (rojo y amarillo) con los colores de Austria (rojo y blanco), y parece ser que ya fueron adoptados ocasionalmente a partir de 1520: En los tapices de la batalla de Pavía (1525), realizados hacia 1530, ya se muestra una bandera con campo de estos colores (en orden blanco-amarillo-rojo) y una cruz de Borgoña.


En 1588, para la campaña de invasión de Inglaterra, al galeón "San Martín" se le entregan "84 banderas de lienzo de colores blanco, amarillo y colorado" -para que fueran distribuidas a todas las escuadras- y en algunos casos se indica "que tiene pintadas las armas reales".

En el grabado inglés aparece esta bandera con el nombre de "Flanders", tal y como es descrita en la Instrucción General de 1647.




 Bandera de galeón de la Armada española, La batalla de Gibraltar (Cornelis van Wieringen)




Bandera de barco de guerra de la Armada española, Escuadra holandesa atacando una fortaleza española (Adam Willaerts)




Reverso de bandera de barco de guerra de la Armada española, basado en el grabado La batalla de las Dunas (Claes Jansz Visscher): Colores especulativos.




Bandera de la Armada de Flandes hacia 1647






1- Bandera de la Armada de Flandes, presente en los cuadros Escuadra holandesa atacando una fortaleza      española (Adam Willaerts) y Combate de Witte de With con los dunkerqueses de Nieuport (Jacob Gerritsz Loef)

2- Bandera de galera de Flandes, presente en los cuadros La batalla de La Esclusa y Combate de naves      holandesas y galeras españolas en la costa flamenca (Hendrick Cornelisz Vroom)

3- Bandera de galera de Flandes, Combate de naves holandesas y galeras españolas en la costa flamenca      (Cornelisz Vroom)


sábado, 3 de diciembre de 2016

El alto mando de la Armada de Flandes (1583-1664)


La siguiente entrada muestra la jefatura de la Armada hispánica de Flandes. Hay dos períodos donde la Armada de Flandes permaneció prácticamente inactiva en el Mar del Norte: Desde el inicio de la Tregua de los doce años (1609) hasta la reactivación de la Armada de Flandes, a partir de 1621. Y desde el inicio de la década de 1640 -en que la Armada se traslada al Mediterráneo y se pierde Dunkerque- hasta 1652, donde se recupera la plaza y se reactivan de nuevo las acciones en el canal de la Mancha.



CAPITAN GENERAL

En Flandes el título de Capitán General de la Armada fue en la mayoría de los casos honorífico, tenía un caracter meramente organizativo y administrativo. Por ejemplo, Espínola poseyó el título durante un tiempo y jamás llego a embarcar en ninguna de las operaciones marítimas. Por lo general el cargo fue ejercido por el Capitán General del Ejército de Flandes y Gobernador de los Países Bajos.


Capitán General de la Armada de Flandes (1598-1659)
Año Nombre Notas
1598 Archiduque Alberto de Austria (hasta 1609)
---- ------
1622 Ambrosio Espínola, Marqués de Los Balbases
1630 Francisco de Moncada, Marqués de Aytona
1634 Fernando de Austria, Cardenal-Infante de España
1641 Francisco de Melo, Marqués de Tordelaguna
1644 Guillaume Bette, Marqués de Lede + heridas
 en combate
1658 Pedro del Vaus y Frías (interino)
1659 Luis Carrillo de Benavides y Toledo, Marqués de Caracena


Ambrosio Espínola (Ambrogio Spinola Grimaldi, Marqués de Los Balbases): Pertenecía a una acaudalada familia genovesa. Como primogénito y heredero de la familia, quedó en Génova, donde recibió una esmerada educación en ciencias, matemáticas e historia; Allí se encargaría de llevar los asuntos económicos familiares. Contrajo matrimonio en 1592 y tuvo 4 hijos, que aseguraban la sucesión familar.
Prototipo de empresario militar de la época, a propuesta de su hermano Federico, en 1602 ofreció al rey de España reclutar a sus expensas 2 tercios italianos para el frente de Flandes, a cambio de obtener el mando de uno de ellos. En 1603, negociaciones con el archiduque Alberto y su facilidad en la obtención de recursos económicos y humanos, hizo que Espínola se hiciera cargo de las operaciones militares del sitio de Ostende (1601-1604), a pesar de no tener experiencia castrense. En septiembre de 1604, Espínola logra la rendición de la plaza.
Pompeo Giustiniano, que fue Sargento-mayor del tercio de Ambrosio Espínola, y luego pasó a mandarlo al ser promocionado a Maestre de campo, fue testigo vista del asedio a Ostende. En su relato de las guerras de Flandes, describe como quedó la plaza hecha una montaña de escombros tras 3 años de asedio, y que al ver el ruinoso estado de las casas, el horror y la muerte, la Infanta Isabel Clara Eugenia tenía los ojos llorosos:
"(...) e visto, che non era Cittá, ma un monte di terra, (...) in quel poco, ch'era rimasto d'intiero, videro le case rouinate ad ogni passo, fosse de morti mescolate con altre fosse fatte da soldati per storui dentro coperti, e sicuri quanto piu potevano da colpi dell artigleria: in somma, era il tutto tanto confusso, ch'era impossibile discerner il vero sito, (...) Restó la Sereniss. Infante molto malinconica, che quasi se le vennero le lagrime a gl'occhi, (...)"

A finales del año, Espínola viajó a la Corte, sita entonces en Valladolid, donde se le concedió de manera oficial el cargo de Maestre de Campo General del Ejército de Flandes y fue investido caballero de la Orden del Toisón (1605). De regreso a los Países Bajos, comenzó las campañas militares: cruzó el Rin e invadió Frisia, conquistando Oldenzaal, Lingen, Wachtendonck, el castillo de Cracau y realiza la defensa del campo fortificado de Mulheim (1605); conquistas de Lochum, Grol (Groenló), Rheinberg y el socorro de Grol (1606). En 1607 comienza una suspensión de las hostilidades y la negociación de una tregua. Espínola participa en las negociaciones para la Tregua de los doce años (1609-1621).
En 1611, Espínola viajó a España, donde se le otorgó el título de Grande de España (1612). En 1614, ante la crisis sucesoria de Cleves-Juliers (1609-1614), Espínola realiza una campaña militar en el Palatinado: sitiando y conquistando Aquisgrán; ocupó las plazas de Düren y Orsoy; se apoderó de Mulheim, demoliendo sus murallas; finalmente, asedia y rinde Wesel. En 1620, con motivo de la guerra de los 30 años (1618-1648), Espínola invade el Palatinado, territorio patrimonial del conde Federico V, nombrado rey de la rebelde Bohemia. En una campaña militar de 6 meses, Espínola ocupa la mayor parte del Palatinado.
En 1621, el fin de la Tregua de los 12 años con las Provincias Unidas, obligó a Espínola a volver a los Países Bajos, dejando el Ejército del Palatinado al mando de Gonzalo Fernández de Córdoba. Toma la plaza de Juliers (Jülich) tras un asedio de 5 meses (1621-1622). Sin embargo, fracasa ante los muros de Bergen-op-Zoom (1622). Ese mismo año es nombrado Capitán general de la Armada de Flandes. Tras permanecer inactivo en 1623, conquista Breda tras un asedio de 9 meses (1624-1625). En 1626, se comienza la construcción de la "Fossa Eugenia", un canal fortificado que uniera el Rin con el río Mosa, con el fin de bloquear el comercio de los holandeses con Alemania. La orden del Rey de estar en el frente terrestre a la defensiva y en el frente marítimo a la ofensiva, produjo muchas presas y buenos resultados para la Armada de Flandes, sin embargo hubo pérdidas en el frente terrestre: Oldenzaal fue tomada por los holandeses tras un corto asedio y sus fortificaciones en parte desmanteladas (1626); Grol fue asediada por los holandeses y no pudo ser socorrida (1627).
La bancarrota de España en 1627 hizo que el Ejército de Flandes no recibiera sus pagas y estuviera al borde de amotinarse, teniendo incluso que empeñar la Infanta Isabel sus joyas para sufragar los gastos. En este punto, Espínola fue acusado de no haber acudido con su persona al socorro de Grol. A finales del año, recibió permiso para viajar a Madrid a informar de la extrema situación económica y "el riesgo tan grande en que de perderse se halla lo de acá".
En 1628 partió para España, ya no volvería más a los Países Bajos; pasando por Francia, fue invitado a visitar el asedio a los hugonotes de La Rochela (1627-1628). En Madrid se reunió con el rey Felipe IV para tratar el asunto de la pérdida de Grol, la situación económica del Ejército de Flandes y el proponer la negociación de una nueva tregua con las Provincias Unidas. El Conde-duque de Olivares se oponía a sus propuestas, y, cuando estalló la crisis por la sucesión de Mantua y Monferrato (1627-1631), Espínola fue enviado como Gobernador general de Milán (1629) para hacerse cargo del segundo sitio de Casale (1630). Felipe Espínola, hijo de Ambrosio y general de la caballería de Milán, se apoderó de Niza della Paglia, Acqui y Ponzone (1629); y tomó con un breve asedio a Pontestura, San Giorgio y Rosignano (1630), quedando tan sólo Casale. El sitio de Casale se alargaba y, además, se desencadenó la peste en el campo sitiador. Espínola ocupó la ciudad y ahora asediaba la ciudadela, pero en Madrid se empezó a buscar su sustituto. Al enterarse Espínola lo consideró una deshonra y enfermó, posiblemente por la peste desencadenada en el campamento. Apesadumbrado, murió en septiembre de 1630 en Castelnuovo di Scrivia; un joven Julio Mazarino, que como nuncio pontificio se encontraba en el asedio tratando de concertar un acuerdo de paz entre las partes, lo acompañó en su lecho de muerte, e informó que, antes de morir, Espínola no dejaba de murmurar: "honor y reputación".
El servicio a España se había cobrado la vida de su hermano Federico y prácticamente se hallaba arruinado, al emplear su dinero y rentas para el sostenimiento del Ejército de Flandes. El agravio de la Corona de sustituirle, antes de poder conquistar Casale, fue lo último que pudo soportar. En la pintura porta el Toisón de Oro, además de los símbolos propios de general: la banda roja, en este caso anudada al brazo, y el bastón de mando. (Retrato realizado por Anton van Dyck)



ALMIRANTE EN JEFE

Al ser el cargo de Capitán General de la Armada nominal, el mando efectivo en alta mar lo ejercía el Almirante. Por lo que en la "nave capitana" viajaba el Almirante, y en la "almiranta" su segundo en el mando o el vice-almirante. En ausencia del Almirante, el mando efectivo de la Armada lo tenía el capitán de la nave capitana. 
En la mayoría de los casos se requería para ejercer el cargo probada experiencia en el mar o en las escuadras hispánicas: Así, Fermín de Lodosa tenía 35 años de servicio en la Armada; Francisco de Ribera tenía experiencia en las escuadras del Mediterráneo; Jodocus Peeters había navegado con Colaert en la década de 1620; y, en 1656, se señalaba que Matthias Maes había servido durante 30 años sin interrupción en la Armada de Flandes.


Almirante en jefe de la Armada de Flandes (1586-1663)
Año Nombre Notas
1586 Emmanuel Philibert de Lalaing, Conde de Renty
1590 Charles de Ligne, Duque de Aerschot (hasta 1599)
---- ------
1622 Fermín de Lodosa
1626 Francisco de Ribera
1635 Juan Claros de Guzmán, Marqués de Fuentes
1639 Miguel de Horna + heridas
 en combate
1641 Jodocus Peeters (¿hasta 1647?)
---- ------
1652 Anton Menin
1663 Matthias Maes



OTROS ALMIRANTES

El siguiente cuadro muestra la fecha del nombramiento, o la fecha en la cual ya estaban ejerciendo el mando. Al igual que en el cuadro anterior, se requería para ejercer el cargo probada experiencia en la armada hispánica. Así, por ejemplo, Colaert había servido en la marina desde los tiempos del archiduque Alberto.


Almirantes de la Armada de Flandes (1591-1641)
Año Nombre Notas
1591 Antoine de Bourgoigne, conde de Wacken
1599 Heinrich Rols
1602 Federico Espínola Gral. galeras 
de Flandes
+ en combate
1632 Michael Jacobsen
1637 Jacques Colaert
1641 Salvador Rodríguez + en incidente
violento


Federico Espínola (Federigo Spinola Grimaldi, Duque de Santa Severina): Pertenecía a la misma acaudalada familia genovesa de la que era parte su hermano Ambrosio. Fue enviado a España para estudiar leyes en la Universidad de Salamanca, pero teniendo inclinación hacia las armas, en 1591, con apenas 20 años, pasa a Flandes a servir como soldado a su costa y a título de "aventurero". Alejandro Farnesio le puso al servicio y "cerca de la persona" de su hijo Ranucio Farnesio, quien mandó un cuerpo de caballería de la vanguardia en la expedición a Francia, para el socorro de Ruán (1592). A partir de 1593 trata con las autoridades de los Países Bajos Españoles la posibilidad de mantener una escuadra de galeras en Flandes que actuase contra los neerlandeses. Hasta que "en principio del año de 97 don Juan de Idiaquez por parte de S. M. [Felipe II] me mandó venir a la Corte para tratar de la misma materia, la cual se anduvo platicando hasta Pascua del 98."
A finales de 1598, el nuevo rey Felipe III aprueba la petición, "y mandó hacer una capitulación conmigo, en la cual mandó se me entregasen las seis galeras que estaban en Sant Ander [Santander] y habian servido en la costa de Bretaña, y mil infantes italianos que estaban allá;"
En 1599 lleva las galeras a Flandes, estableciendo la base de operaciones en La Esclusa (Sluis o Sluys). En 1600 actúa en la defensa de la costa flamenca ante la invasión de Mauricio de Nassau de los Países Bajos españoles, que culminó en la primera batalla de las Dunas: Las galeras de Federico consiguen atacar una flotilla de transporte de municiones, causándola graves daños, incluso llegan a atacar el campamento de los sitiadores holandeses de Nieuport. Federico se queja del archiduque Alberto, que no le proveyó de la infantería italiana prometida: "(...) antes me hizo estar casi todo el verano de 600 que estuve allá con muy pocos soldados; que si tuviera gente confío en Dios hiciera mayores suertes de las que hice."
En 1601 se le mandó venir a España, para tratar una posible invasión de Inglaterra con las galeras de Flandes. En 1602 el rey le concedió el título de General de las galeras de Flandes con facultad de usar estandarte y le encargó trasladar 8 galeras de la escuadra de España para llevarlas a Flandes: Partió con ellas desde el puerto del cabo de Santa María hacia Lisboa; cerca de su destino se unió a 3 galeras del marqués de Santa Cruz, pero fueron atacados por una escuadra inglesa, al mando de Monson y Leveson; Federico perdió en este encuentro 2 de sus galeras.
En Lisboa avitualló y reparó las 6 galeras restantes; partió con ellas, haciendo escala en Santander en septiembre; el 3 de octubre emboca el canal de la Mancha, pero es atacado por una escuadra anglo-neerlandesa; otras 2 galeras de Federico son hundidas en el combate. Finalmente llegó a La Esclusa con 3 de sus galeras, quedando otra varada en Calais. Ya en Flandes, rehizo la escuadra con las galeras que había dejado en La Esclusa en 1601 y que estaban al mando de su pariente Aurelio Espínola.
Durante el sitio de Ostende (1601-1604), las galeras de Federico participan en el bloqueo marítimo de la plaza. En 1603, en un encuentro con la flota holandesa, cerca de La Esclusa, encontró la muerte. En el cuadro porta la banda roja de general al servicio de España. (Retrato atribuido a Federico "Fiori" Barocci)


_______________________________
NOTA1: En 1645, el marino castellano Salvador Rodríguez, que ejercía de vice-almirante de Peeters, murió en Cádiz a consecuencia de las heridas recibidas en una emboscada nocturna que le tendieron junto a varios compañeros suyos, probablemente a causa de una riña tabernaria.